La política de Ètic Hàbitat es aplicar los valores sociales en todas nuestras relaciones empresariales y humanas, como son la honestidad, la empatía, la confianza, el respeto, la estima, la cooperación, la solidaridad y la voluntad de compartir.

Por lo tanto, desde Ètic Hàbitat ofrecemos servicios de calidad, adaptados al as necesidades de los clientes y a unos precios competitivos.

Los profesionales de Ètic Hàbitat trabajamos a través de un sistema de cooperación interna y externa, que nos permite analizar y dar respuesta a las demandas de nuestos clientes desde diferentes vertientes y dar, así, la mejor respuesta a sus necesidades a corto y largo plazo.

No medimos nuestro éxito profesional y personal en relación a una competencia que busque poner baremos de quién es mejor. Nuestros objetivos y la finalidad de nuestras acciones están basados en trabajar bien y con calidad, con objetivos coherentes y alcanzables y a la vez, disfrutar realizándolos.

El equipo de Ètic Hàbitat somos personas motivadas que trabajamos de forma enérgica y apasionada y nos gusta que nuestro trabajo permita, a partir de aplicar las políticas sociales en la vivienda y el urbanismo, mejorar la vida de las personas y su entorno comunitario.

Ètic Hàbitat trabaja y toma las decisiones de forma democrática entre las personas que componen la empresa y colaborativa con sus clientes. No hay diferencias salariales por motivos de género y tiene como objetivo la paridad en la creación de su equipo.